Fuente imagen: Shutterstock

Autoexamen de mamas y su cuidado

Oct, 27, 2021 | Publicado a las 19:56 | Artículo

Autor: Mujer Artemisa

Cáncer de mama

El cáncer de mama es una de las enfermedades más comunes entre la población femenina y es considerada como una de las mayores causas de muerte en muchos países latinoamericanos [1] convirtiendo su detección temprana en algo indispensable para su prevención, principalmente en mujeres jóvenes que no cuenten con antecedentes genéticos significativos [2].

El autoexamen de mamas es una sencilla práctica que sirve para la identificación precoz de síntomas y anomalías en el tejido mamario como nódulos o masas [3] permitiendo así tratamientos tempranos y menos invasivos junto con elevar los índices de supervivencia, además de mejorar la calidad de vida de quien lo padezca [4].

Un procedimiento que según especialistas, las mujeres deberían comenzar a realizarse a partir de los 20 años [5] y convertirlo en un hábito de salud, por lo que se recomienda repetir la autoevaluación mensualmente y el mejor momento para hacerlo es una semana después del sangrado menstrual debido a que la congestión fisiológica que se produce en las mamas por el estímulo hormonal durante el ciclo menstrual ya habría desaparecido [10.6], mientras que en caso de embarazo, menopausia u otros motivos en que la mujer no menstrúe, deberá elegir un día del mes que recuerde para realizar el autoexamen mamario [7].

¿Cómo se realizan los ejercicios de autoevaluación?

Si bien los síntomas del cáncer de mama pueden presentarse en acciones cotidianas como ducharse o vestirse [8], con estos ejercicios de autoevaluación se aprenderá a conocer la salud mamaria y detectar posibles alertas, identificando la forma en que se ven y cómo se sienten las mamas al hacer tacto con una presión ligera [9]. Si deseas aprender, pon atención:

  1. Párate frente a un espejo con los hombros rectos y brazos junto a la cadera examinando la mama [10], observa su tamaño y color. Si confirmas la apariencia y sensibilidad normales de las mamas continúa con el segundo paso. Pero las señales de alerta deben activarse y consultar lo antes posible con tu médico, si notas un cambio en las mamas como estos:- Formación de hoyuelos, pliegues, arrugas o que el pezón está hundido [11].- Si en la piel descubres un bulto, enrojecimiento, dolor, erupciones, cambio en la forma, la posición del pezón o aumento de tamaño [10.12].
  2. Repite el mismo ejercicio visual frente al espejo, esta vez con los brazos en alza y fíjate si tus pezones botan algún tipo de secreción [13] ya sea líquido transparente, lechoso, amarillento o incluso sangre [2.14].
  3. Luego, recuéstate boca arriba, colocando un brazo detrás de la cabeza y una almohada o toalla enrollada debajo de la espalda [15]. Con el la mano libre palpa el tejido mamario de forma invertida, es decir, que con la mano derecha examinas el seno izquierdo y viceversa, ejerciendo una leve presión con las yemas de los dedos, realizando pequeños movimientos circulares manteniendo los dedos rectos y juntos [16].

Autoexamen, un hábito

Es aconsejable seguir un tipo de patrón que regule niveles de presión con tus dedos para una correcta evaluación, estas pueden ser en círculos, líneas o cuñas, dependiendo de la comodidad de quien se haga la revisión y éstas deben abarcar desde el mismo seno hasta el antebrazo y axila [17].

  1. Círculos: en dirección a las manecillas del reloj [18] palpa desde el pezón, extendiendo el rango hasta llegar al borde exterior de la mama y su totalidad.
  2. Lineal: subiendo y bajando por la mama verticalmente unas tres veces hasta cubrir todo el seno [19], manteniendo una presión firme para palpar. Asimismo con tus dedos presiona de arriba abajo por toda la axila [20]
  3. Cuñas: palpando en línea recta desde el exterior de la mama hasta el pezón y de regreso al inicio, repitiendo hasta bordear por completo cada mama y la parte superior del pecho [21].

Adicionalmente a estos ejercicios de revisión, especialistas recomiendan mantener una vida en movimiento, pues se estima que quienes realizan actividad física unas tres veces a la semana, tienen un 5% menos de riesgo a desarrollar cáncer [22], sumando la alimentación saludable, el bajo consumo de alcohol y el amamantamiento como reductores de riesgo de padecer cáncer de mama [23].

Te puede interesar

Pastillas anticonceptivas en Chile: qué son y cuál elegir

La pastilla anticonceptiva es uno de los métodos más seguros para impedir el embarazo no deseado

Nutricionista Online Chile: ¿en qué consiste la asesoría?

La búsqueda de nutricionista online en Chile van en aumento debido a la pandemia por Covid-19

Métodos anticonceptivos: ¿Qué son y cuáles conocemos?

En las últimas décadas la ciencia ha proporcionado diversas opciones para el cuidado y salud